martes, 26 de abril de 2016

Farsa Post electoral (04/2016)

Por Aralba

O de cómo unos intentar engañar al electorado de que los otros, los que nada tienen que ver, son los culpables de sus propios miedos y errores.

No somos periodista y por lo tanto no aportaremos datos, sino tan solo una breve reflexión a nuestra situación política actual. 

No indicaremos nombres particulares para no tener conflictos personales de ningún tipo; pero como Ciudadano del Estado español, me siento obligado a realizar, de forma pública, una breve reflexión que creo debería de estar en la mente de todo el Mundo.

En primer lugar, que ni el Partido Socialista ni Ciudadanos han querido construir, de forma seria y desde el principio, algún tipo de Gobierno, salvo que sus dirigentes fuesen descerebrados mentales; cosa que, por descontado, no creo. 

El Partido Socialista porque siempre ha sabido que yendo en coalición con Ciudadanos jamás tendría mayoría suficiente y Ciudadanos porque al poner su condición de marginar a Podemos, siempre ha sido consciente de que el destino final de su acuerdo con el PSOE tenía poco o ningún recorrido.

En segundo lugar, que el acuerdo del Partido Socialista con Ciudadanos es fruto de un soterrado chantaje electoral, al estar gobernando el PSOE, en Andalucía, con el apoyo de Ciudadanos. 

Creo que no hay que ser un iluminado para darse cuenta que si el PSOE pactara con otros partidos de izquierda a nivel nacional, el apoyo de Ciudadanos en Andalucía pasaría a ser papel mojado y sus consecuencias políticas catastróficas. A buen entendedor pocas palabras bastan.

Tras haber meditado las reflexiones anteriores, no es difícil entender que Ciudadanos tiene encadenado al PSOE, mediante algún tipo de chantaje no declarado, para que una hipotética coalición de izquierdas progresista y reformista, verdadera, fuese de todas formas imposible.

Nos parece una pretendida estupidez y de un cinismo insoportable, echar la culpa a otros de lo que son conscientes, han provocado ellos mismos, con el fin de engañarnos a los votantes y hacernos creer que han realizado lo posible y lo imposible para formar algún tipo de Gobierno y así no castigarlos en los próximos comicios electorales. 

En el mismo instante en que Ciudadanos y PSOE firmaron su intención de ir juntos en este pretendido Proyecto de Gobierno, ya sabían ambos de su absoluta imposibilidad. Lo cierto es que nos toman, a los ciudadanos, por tontos.

Pero me temo que tanto al PSOE como a su Candidato no les ha quedado otra; en primer lugar por el ya mencionado apoyo de Ciudadanos al PSOE en Andalucía y otras partes del País y en segundo, porque al Candidato del PSOE le ha permitido ir ganando tiempo para no tener que renunciar a su intención de seguir como primero de la lista electoral de su partido y, en segunda instancia, que fuera depuesto en beneficio de algún/a otro/a que estuviese más sujeto/a a los deseos y compromisos del Comité Federal y de sus varones.

Por otro lado, Ciudadanos, como fiel abanderado de su ideología liberal, afín al IBES 35, y muy cercana al Partido Popular, ha conseguido lo que quería: Evitar un Gobierno del PSOE con la ayuda, o sin ella, de los otros partidos de izquierdas y entre los que se encuentra Podemos.

En fin, espero que los electores tengan suficiente clarividencia para no dejarse engañar y comprender que tanto Ciudadanos como el PSOE, salvo que hubiese sucedido un extraordinario milagro, sabían, de antemano, que ese supuesto Gobierno que nos habían propuesto, a sus votantes, electores y ciudadanos, era algo de todo punto de vista imposible. 

Durante los últimos meses, nos han engañado y se han estado riendo de nosotros. Todo, no ha sido más que un puro teatrillo para engañar a tontos del bote.

martes, 19 de mayo de 2015

Conspiración y Boicot

En todos los grupos humanos se producen intereses particulares, que la mayor parte de las veces no tiene que ver ni con el dinero ni con el poder, propiamente dichos, sino con la necesidad de notoriedad y protagonismo personal, como si necesitásemos que alguien nos prestase más atención de la que consideramos que se nos ofrece.

Os voy a decir, de corazón, que cuando veo, escucho o intuyo tan bochornosos espectáculos, me dan ganas de tirar la toalla y mandarlo todo a hacer puñetas. ¿Por qué tengo que soportar niñerías de personas que supuestamente deberían de ser adultas?

Porque la cuestión está en que dichas conspiraciones, tendentes al boicot, personal o no, se fraguan a espaldas de la víctima o las víctimas y cuando te quieres dar cuenta, personas que creías que eran afines a tus postulados se han alejado sin decir un simple adiós o hasta luego, o al menos explicar el porqué de su nueva actitud hacia tu persona.

¡No!, aviso a navegantes, no solo no voy a tirar la toalla sino que voy a hacer frente al reto que me supone un ataque nocturno y con alevosía hacia mi trabajo y persona. No consiento ni voy a permitir que quienes han provocado el boicot, en beneficio suyo, salgan victoriosos.

No es de personas bien nacidas tirar mierda contra quien les estorba para conseguir sus objetivos personales y que pudieran ser perfectamente válidos; pero no, para conseguirlo, es lícito demacrar e infravalorar al que se considera como presunto o posible adversario.

Por lo tanto, iros preparando porque no me voy a estar quietecito y con las manos en los bolsillos. Quizá, si no hubiese pasado lo sucedido no le habría dado importancia y lo habría dejado pasar como es mi modo natural de actuar; pero dado que he sido afrentado, dad por supuesto que voy a presentar batalla y que mis adversarios no lo van a tener fácil.

Espero que quien se dé por aludido entienda mi gran cabreo y que lo acontecido no vaya a quedar impune.

He dicho.

Aralba